Atudem Facebook Atudem Twitter Atudem Instagram Atudem Youtube

Cerler se acerca a Catalunya

17 de Mayo, 2019


Cerler se ampliará hacia el Valle de Castanesa. El objetivo es hacer el dominio de Benasque más competitivo, mejorar la actividad económica de este valle de la Ribagorza aragonesa y, a la vez, acercar la estación de esquí en la N-260 y la N-230 . De este modo, Cerler ganará un nuevo acceso por el sector oriental del dominio, lo que en la práctica será una puerta de entrada mucho más fácil para los esquiadores catalanes.

La ampliación de la estación de Cerler (Benasque) hacia el valle de Castanesa (Montanuy) costará unos 40 millones de euros y contempla la construcción de cuatro remontes, entre 30 y 40 kilómetros de nuevas pistas y una carretera de 7 kilómetros hasta el pie de pistas en Fontchanina. Así lo explica la prensa aragonesa, que se hace eco del estudio técnico presentado por el grupo Aramón, operador y propietario de las estaciones de esquí de Cerler, Formigal, Panticosa, Javalambre y Valdelinares, el cual está participado al 50% por el Gobierno de Aragón y por el banco Ibercaja.

La primera ampliación en pistas y remontes se iniciará en el cuello de Basibé, a 2.380 metros de altitud, actualmente extremo oriental del dominio esquiable de Cerler. Esta primera fase debería estar en marcha, según declaraciones de sus promotores a los medios de comunicación aragoneses, para el año 2020-21.

En las siguientes fases se construirán tres telesillas más y las pertinentes pistas, que permitirán ampliar la actual Cerler hasta el pie de pistas del sector Fonchanina, a 1.700 metros. En este punto llegará una prolongación de 7 kilómetros de la carretera HU650, con inicio en la N-260 y conexión a la N-230.

La ampliación, que se iniciará el próximo verano y deberá estar completada la temporada 2024-25, cumple con la declaración de impacto ambiental de un proyecto que se inició hace diez años y que ya está a punto de agotarse el plazo de vigencia. De ahí que las obras deberían comenzar antes de 2020, momento en el que habría la redacción de un nuevo estudio de impacto ambiental.

Con esta ampliación. Cerler pasará de ofrecer 77 kilómetros de pistas ofrecer más de 100. Esto la hará más atractiva, bastante más competitiva y por lo tanto podrá seducir algunos de los esquiadores que habitualmente hacen uso de la carretera N-230, ruta bastante frecuentada para los que esquían en Boí Taüll o Baqueira. En definitiva, Cerler acerca a Cataluña y los esquiadores catalanes.